Nueva guía de interpretación

“El beneficio de esta Guía es que se adapta a las necesidades del pequeño agricultor, no cambia la norma sino qué modifica el criterio de cumplimiento.” Esta guía es la adaptación de la normativa GLOBALG.A.P a la realidad del país, con el objetivo de apoyar los procesos a los pequeños agricultores, a fin de lograr un mayor número de grupos certificados. Esta guía fue aprobada el pasado 8 de enero y la misma se convierte en el documento normativo GLOBALG.A.P. para Guatemala. Esto implica que todos los organismos de certificación que realicen inspecciones o auditorias aquí, deberán basar sus criterios de cumplimiento en la guía guatemalteca, además los auditados podrán hacer uso de la guía para argumentar el cumplimiento local de la norma.

Recordemos que GLOBALG.A.P. es un protocolo de certificación de adopción “voluntaria”  requerido o aceptado por entes internacionales de comercialización, pero que su aplicación es de carácter general a nivel mundial. Por eso, la guía de interpretación nacional,  constituye un gran apoyo  al sector productivo y exportador  de Guatemala,  ya que contiene aspectos relevantes de aplicación de la norma que se han particularizado a las condiciones de la producción de frutas y hortalizas en nuestro país.

La implementación de esta guía se convierte en un apoyo al sector gubernamental en el área de inocuidad de alimentos.

En Guatemala hay más de 1,200 certificaciones de GLOBALG.A.P. vigentes. Estas certificaciones están otorgadas  en su mayoría a cooperativas y/o asociaciones, integradas por un promedio de 20 agricultores cada una. Por lo que se estima que este beneficio estará llegando a cerca de 20,500 pequeños agricultores relacionados al tema de la agroexportación y abriendo nuevas oportunidades a muchos grupos más.

Esta Guía uno de los logros más grandes en materia de normalización para  la aplicación de las Buenas Prácticas Agrícolas  en Guatemala. Nuestro país que se integra al selecto grupo de los nueve países que ya cuentan con éste instrumento de aplicación particular del protocolo de certificación GLOBALG.A.P. a nivel mundial. Estos países son: Bélgica, Costa Rica, Francia, Noruega, Alemania, Holanda, Estados Unidos y México que se integra en el mismo momento que Guatemala.

El beneficio de esta Guía es que se adapta a las necesidades del pequeño agricultor, no cambia la norma sino qué modifica el criterio de cumplimiento. Para esta versión los principales beneficios se reflejan en que permite presentar muchos de los requisitos de forma grupal, tales como:

  • Tener un botiquín de primeros auxilios para el grupo y no de forma individual.
  • Una letrina por varias parcelas de productores y no una letrina por productor.
  • Un solo lugar para tener un archivo adecuado de registros por productor, que puede ser la sede del grupo y no un lugar adecuado por cada productor.
  • Lista de desechos por grupo y no por productor.
  • Prueba de agua y suelo por grupo y no por productor.
  • Plan de conservación ambiental, evaluación de riesgos, minimización de riesgos y fertilización, deben ser presentados  de forma grupal siempre y cuando las condiciones geográficas sean similares.

Otras adaptaciones consisten en:

  • Permitir que los fertilizantes se almacenen sobre una tarima y ya no únicamente sobre piso de cemento.
  • Admite como válido en el tema de rotación de campos, el descanso del área de producción  aunque no se cambie cultivo.
  • Admite que el productor no tenga una abonera pues cumplen con el criterio al enterrar el rastrojo del cultivo pasado.
  • Para reportar el uso agua para riego, ahora permite indicar los períodos de riego y no la cantidad de agua utilizada.

Estas son algunas de las modificaciones en beneficio de los agricultores. Estas reducen costos, optimizan recursos y modifican hábitos en pro de la salud, seguridad y medio ambiente de los agricultores.

Para profundizar en el tema descargue aquí la Guía completa o ingrese al sitio de GLOBALG.A.P. www.globalgap.org